Diseñar con palabras

16 Feb 2016
kozub
493
0

“La función del diseñador es mejorar la legibilidad del mundo que nos rodea”

Me gusta esta cita del físico y filósofo Abraham Moles porque define la profesión de diseñador con acierto y con un punto de poesía: el diseñador es el encargado de codificar nuestro entorno de forma que resulte inteligible para las personas.

Los diseñadores tienen la responsabilidad de construir artefactos “legibles” en el sentido más amplio de la palabra. Si hablamos del entorno digital, la forma más directa y eficaz para conseguir este objetivo es trabajar en los textos que forman parte de la interfaz.

Sin embargo, es frecuente encontrarnos con webs o apps que evidencian dejadez en el tratamiento de los textos (o en la ausencia de estos) y con diseñadores que no consideran el copywriting dentro de sus funciones y lo delegan en los equipos de comunicación o de marketing.

Plantear una interfaz es, en esencia, establecer una comunicación con el usuario. Es imposible diseñar bien un producto digital sin esforzarse en escoger minuciosamente cada una de las palabras que forman parte de su interfaz. Quizá no es lo más atractivo del trabajo como diseñador pero es una de las tareas que mayor impacto tendrá en la usabilidad y en el éxito del proyecto. Un lenguaje de interfaz pobre o mal elegido provocará que los usuarios acaben desorientados y frustrados porque no entienden lo que les estamos diciendo.

Con el fin de tomar conciencia de la importancia de escribir bien cuando se diseña un usuario ha creado esta lista de trucos o buenas prácticas:

  • Revisar el texto e intentar reescribirlo con menos palabras. No es una tarea sencilla pero si nos esforzamos casi siempre se puede acortar sin perder la esencia del mensaje.
  • Escribir todo lo necesario para explicarte. No recortar solo porque queda mejor y no hace salto de línea. Sé que suena un poco contradictorio con el anterior punto, pero la gracia está en el equilibrio. Especialmente en situaciones como feedback de errores, no hay que tener miedo en explicar bien qué ha pasado. El usuario agradecerá que le dediquemos unas palabras para ayudarle a salir del problema.
  • Utilizar un lenguaje sencillo y claro. La interfaz de un producto digital no es el lugar idóneo para hacer alarde de erudición y de un rico vocabulario.
  • Escribir enlaces y call to actions autoexplicativos. La realidad es que los usuarios leen mucho más los enlaces que el resto del texto de una web, así que no podemos confiar en el contexto del enlace para que este se entienda. Los enlaces tienen que ser autónomos y semánticos.
  • No obviar los sustantivos. A veces tendemos a escribir frases más cortas donde omitimos los sustantivos y son los adjetivos los que cargan con toda la semántica de la frase. Pero lo natural es que un adjetivo acompañe a un nombre para cualificarlo. Al omitir el nombre estamos haciendo una elipsis que el usuario debe completar y eso conlleva un mayor esfuerzo mental: por ejemplo en “Los más vendidos” tienes que buscar en el contexto a qué se refiere, mientras que “Los teléfonos más vendidos” es plenamente informativo.
  • No confiar demasiado en los signos de puntuación. Los signos de puntuación son poderosos y pueden modificar el sentido de una oración: No, quiero darme de baja vs. No quiero darme de baja. Una interfaz se suele leer “en diagonal” y con una atención reducida, por lo que es muy fácil pasar por alto una coma y malinterpretar la frase completa. Mi consejo es evitar esas frases en las que los signos de puntuación son determinantes del significado.
  • Escribir correctamente y sin faltas de ortografía. Siempre es útil que otro compañero revise los textos antes de publicar porque es muy fácil que se escape algún error.

Esta lista de consejos es en modo de ejemplo y no pretende ser exhaustiva. Hay muchas listas de guidelines mejores y más completas como las recomendaciones de copywriting del Gobierno digital de UK.

En cualquier caso, más allá de recomendaciones concretas con las que podemos estar más o menos de acuerdo, lo importante es ser consciente de la importancia de diseñar bien con las palabras.

Texto extraído de la cuenta de Medium de Muchachino

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *