La educación Y

1 Abr 2016
kozub
499
0

La educación para la generación del Milenio

Cuando hablamos de generación Y, generación del milenio o Millennials, hablamos de lo mismo. De esa generación que maduró con el cambio de milenio, la generación que pasó del discman al iPod. La misma que ahora está familiarizada totalmente con las redes sociales, enchufada a la tecnología digital y conectada al mundo. Una generación de jóvenes abiertos al cambio, dispuestos a vivir su vida, a vivir de lo que les apasiona.

Dicen de esta generación que está nutrida de talentos que desarrollarán proyectos revolucionarios ya sea por cuenta propia o ajena. Los encargados de empujar al mundo en su constante evolución. Con intención de estirar su zona de confort hasta el límite, no buscan un trabajo fijo en el que asentarse el resto de su vida, se mueven, llevándose consigo el talento y la experiencia que van adquiriendo. Tal es así que en Estados Unidos, según el Departamento de Trabajo, un joven cambiará de trabajo cerca de 15 veces antes de los 38 años.

Sin duda, una generación de decisión y cambio pero, ¿cómo se está adaptando la educación a esta generación social y colaborativa por excelencia?

Los Millennials son exigentes con su formación y rechistones con lo que han heredado, una educación de “pupitre y pizarra”. Y es que antes era el maestro el único transmisor de conocimiento y hoy es internet la principal fuente. Motivados por adquirir habilidades nuevas y diferentes, buscan complementar su educación fuera del aula, en Internet o bajo el aprendizaje experiencial (o experiential learning). Y esto se debe a que la educación teórica de toda la vida no se ha adaptado todavía. Es una generación del siglo XXI, educada por profesores del siglo XX en un sistema educativo del siglo XIX.

Los Millennials representan la nueva fuerza de trabajo global y tienen grandes aspiraciones, de hecho la mitad de ellos tienen en mente desarrollar su propio negocio o ya tienen el suyo.

No es la generación perdida, es la educación inadaptada.

Un pequeño texto que leí en el medium de Workkola

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *